Departamento Ecuménico de Investigaciones
"La justicia como la palma florecerá".

Categories

Portada del sitio > Publicaciones > [artículo opinión] Quién gobierna hoy en EE.UU: ¿Trump o Pence-Pompeo-Bolton? (...)

Publicaciones
20 de febrero de 2019

[artículo opinión] Quién gobierna hoy en EE.UU: ¿Trump o Pence-Pompeo-Bolton? ¿Cómo analizar la situación de Venezuela?


Wim Dierckxsens y Walter Formento

Hace un año hacia fines de 2017/2018, el presidente Trump se opuso a toda acción de desestabilización en Venezuela, incluso bloqueo la acción de su canciller Tillerson/JPMorgan de avanzar con su estrategia de “solución” militar para la península de Corea, para luego destituir al alfil del continentalismo financiero estadounidense, facilitar los acuerdos de paz entre Corea del sur y Corea del norte y luego poner en su lugar a Pompeo.

Ahora, Pence-Pompeo-Bolton y Rubio, aparecen nuevamente habiendo impuesto su iniciativa por sobre la aprobación del presidente para actuar contra la República ‎Bolivariana de Venezuela.‎ Todas las movidas dan muestra como si el presidente Trump hubiera sido subordinado por tal iniciativa sometiéndose a las ambiciones del Estado Profundo Continentalista Republicano (Tea-Party) estadounidense.

En su estrategia los ´Continentalistas´ necesitan subordinar a los gobiernos de los países de la Cuenca del Caribe, que contiene las más grandes reservas mundiales de petróleo y gas a fin de salvar el estatus de moneda internacional de reserva del dólar al menos para el hemisferio occidental. En este contexto es que Trump aparece cediendo ante la iniciativa del Tea Party continentalista y “dejando hacer” al vicepresidente Mike Pence y al senador Marco Rubio en la operación de ‎desestabilización contra Venezuela, que es el modo como se instrumenta la movida y la cobertura para tal acción injerencista.

Es más, pareciera que el Estado Profundo republicano y demócrata se unieron al menos en torno al ´caso de Venezuela´. Basta ver la agresiva campaña en torno a Venezuela de los grandes medios de comunicación (CNN, Deutsche Welle, BBC, etc.) para dejar en claro que los globalistas están de lleno en este proyecto. A los globalistas no les preocupa la caída del dólar sino su preocupación principal es detener el avance y ascenso de la Nueva Formación Social que se desarrolla desde el Oriente a partir del proyecto de las Nuevas Rutas de Seda impulsadas por China, Rusia y los países de Eurasia en general y cortar sus tentáculos en América Latina.

A pesar de las sanciones económicas, apoyo financiero a la oposición venezolana y "guarimbas" (mercenarios de las fuerzas globalistas que mataron docenas de inocentes promovidas por la CIA), el Gobierno bolivariano sigue firme con la ayuda aparentemente invisible de Rusia y China que no permiten a Washington derrocar al chavismo. Para ellos el futuro de la globalización se decide en Venezuela.

El Estado profundo unificado en torno a Venezuela proyecta destruir las capacidades instaladas para iniciativas soberanas de sus Estados, para que solo desde el heterogéneo “mercado” de actores del poder financiero pueda imponerse y dictarse la iniciativa. Donald Trump tachó de ’dictador’ al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y dijo que "todas las opciones, incluyendo militares, están sobre la mesa". Esta es la estrategia defensiva de un esquema de poder en declive internacional pero con una fuerte capacidad militar y financiera para imponer condiciones aun en toda la Hispanoamérica (Latinoamérica) desde México hasta las Islas Malvinas y la Antártida. Nos preguntamos si va haber invasión o si Trump podrá cambiar de parecer al igual que en el caso de Corea del Norte y mandar (uno de) los halcones a la casa. ¿Cuál es el motivo de nuestra duda?

¿Donald Trump ha sido obligado a ‎renunciar a su política?‎

Hemos analizado en diferentes artículos nuestros que EEUU está perdiendo la capacidad de imponer el petro-dólar como moneda de cambio y el dólar (bonos del Tesoro) como moneda de reserva mundial, al perder el control sobre el mercado energético petrolero en Medio Oriente, donde Rusia emerge a nivel mundial como el mayor productor de energía fósil y China como su principal consumidor.

La Venezuela Bolivariana en este contexto de crisis mundial, había decidido en marzo de 2018 establecer los ‎precios de venta ya no en dólares estadounidenses sino en la moneda del principal comprador, el petro-yuan-oro chino. Esta movida lo que hace es poner de manifiesto la nueva realidad económica mundial de cambio del centro de gravedad económico del occidente anglosajón estadounidense-británico al Asia pacifico. Pero también pone de manifiesto que se ha iniciado la batalla por la nueva moneda de reserva mundial, lo cual pone en peligro el ‎exorbitante poder que los petrodólares a escala global tienen desde 1973 hasta este momento.

Para el capital financiero continentalista estadounidense (expresado en el Tea Party Republicano), con sus empresas petroleras y su complejo industrial y militar, es fundamental no perder esta batalla y dará pelea para que el petro-dólar siga reinando como moneda de reserva internacional al menos en el hemisferio occidental (argumento continentalista) y que no se consolide la estrategia de poder multipolar emergente (argumento globalista). De este contexto proviene la decisión de la oligarquía continentalista estadounidenses de ‎acelerar los plazos para imponer la iniciativa para derrocar al legitimo gobierno venezolano y apoderarse de su riqueza petrolera, ‎ahora necesaria ya no como fuente de energía para Estados Unidos sino sobre todo como instrumento ‎estratégico de control sobre el mercado energético mundial en su lucha contra Rusia India y China.

PDF - 352.1 KB
Descargar artículo completo
Artículo - Quién gobierna hoy en EE.UU: ¿Trump o Pence-Pompeo-Bolton? ¿Cómo analizar la situación de Venezuela?